Archivo de la etiqueta: factores de riesgo

Prediabetes mas prehipertensión: Preenfermos a ocupar el hueco del Síndrome Metabólico

El pasado mes de Marzo destacamos en Rincón Docente el trabajo de un grupo de expertos reunidos por la OMS en el que hacían una reflexión sobre el síndrome metabólico. El editorial que le acompañaba creía llegado el momento de dejar el concepto de “síndrome metabólico” en espera.  En realidad le daban sus mejores deseos: ¡descanse en paz!.

Destacado como un artículo excepcional, que supone un cambio en la práctica clínica diaria según los revisores de Faculty 1000, un servicio de literatura “digerida” debería darnos mucho que hablar los próximos meses.

Bueno, pues a rey muerto, rey puesto. En el 25th Annual Scientific Meeting de la  Sociedad Americana de Hipertensión se ha presentado un trabajo sobre le impacto sobre el riesgo cardiovascular de los prediabéticos-prehipertensos.

Adjunto el enlace a HeartWire donde encontré este artículo sobre PREENFERMOS que entre otras frase recogía :

uno de cada tres adultos aparentemente libres de enfermedad tenían prehipertensión y una de cada cuatro prediabetes.

Estoy buscando una viñeta de el Roto que vale más que mil palabras mías ………….

Para acceder al trabajo he colocado el enlace pasando por el traductor de google ya que muchos lectores me comentaron esta posibilidad, que aunque poco literaria ayuda a pasar por encima de alguna barrera deñl idioma. Ya me comentareis…

traducción via google (menos da una piedra)


Corazón feliz, corazón sano: Don’t worry, be happy

Acaba de publicarse en el European Heart Journal un precioso estudio poblacional que concluye que las personas alegres, felices en su vida cotidiana, estan protegidas de alguna forma contra enfermedades cardiovasculares Don’t worry, be happy: positive affect andreduced 10-year incident coronary heart disease:The Canadian Nova Scotia Health Survey

A pesar de sus limitaciones (poblacional, medición de factores de riesgo inicial…) en el estudio, tras ajustar por edad, sexo, factores de riesgo cardiovascular, síntomas de depresión y ansiedad se obtuvo, por cada aumento de un punto en las emociones positivas, una disminución de riesgo de 22% de sufrir un evento cardiovascular (HR 0,78, IC 95% 0,63 a 0,96).

Queda mucho por estudiar, los propios autores creen que, aunque muy atractiva, la hipótesis de que este estado de felicidad disminuya el riesgo de cardiopatía isquémica no está en absoluto probada. Están eso si en marcha ensayos aleatorizados para medir la eficacia de mejorar estas sensaciones positivas como forma de contrarrestar el efecto deletereo de la depresión, que sí que se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardiaca.

Acabo el post con una reflexión: creo que estamos sensibilizados con el control de factores de riesgo fácilmente “medibles”: TA, LDL, HDL… Probablemente estemos muy lejos de tener la misma sensibilidad con trastornos del estado de ánimo, estando los médicos de familia en una situación inmejorable para detectar y tratar precozmente a los pacientes que lo necesiten.

Proteína C Reactiva (PCR) y riesgo cardiovascular: más leña al fuego

Proteína C Reactiva (wikipedia)

Hace unos días comentábamos como un comité de evaluación recomendaba a la FDA la aprobación de rosuvastatina en prevención primaria para los pacientes sin antecedentes de enfermedades del corazón que tengan niveles elevados de proteína C reactiva (PCR). Parecía que el camino de la “via inflamatoria” quedaba definitivamente abierto tras el estudio JUPITER. La PCR parecía convertirse en el “nuevo factor de riesgo”.

The Emergencing Risk Factors Collaboration, que aglutina a los autores de muchos de los estudios prospectivos de enfermedades cardiovasculares publicados, generó en 2007 una base de datos con registros de 1.100.000 pacientes. COn el soporte financiero del la British Heart Foundation este mes han publicado un  metaanálisis en The Lancet, donde exponen sus conclusiones sobre la relación de la PCR y la enfermedad cardiovascular. El metaanálisis es de gran tamaño, utilizando los datos de 22124 pacientes con medidas seriadas y sin patología cardiovascular.  En sus discusión los autores concluyen que, aunque algunos indicadores relacionados con la inflamación están asociados con la enfermedad cardiovascular, la mayor parte de esta asociación depende de los factores de riesgo convencionales y del fibrinógeno. También existe una gran diferencia entre razas

En el mismo nº The Lancet podemos leer el editorial titulado: Proteína C-Reactiva y riesgo cardiovascular: mas leña para el fuego, parece situarse en una opinión intermedia. Los editorialistas cierran su reflexión de que, si bien la PCR no es causa directa de enfermedad cardiovascular, podría ser útil para identificar pacientes de riesgo y también para cuantificar la eficacia de nuestras intervenciones.

Sin duda son necesarios nuevos trabajos, orientados específicamente hacia indicadores de inflamación que nos ayuden a definir el papel de la PCR, de la propia inflamación, en la enfermedad cardiovascular, en especial como método de ajuste más fino a la hora de enfocar el abordaje de pacientes de riesgo leve y moderado.

Móviles y tumores cerebrales: por ahora no.

Un estudio patrocinado por Danish Strategic Research Council analiza la tendencia en la incidencia de gliomas y meningiomas en cuatro países escandinavos desde 1998 a 2003, recogida en sus registros nacionales de cáncer. En resumen a largo del periodo evaluado no se detectó ningún cambio evidente de la incidencia de tumores cerebrales  en ningún subgrupo” (Deltour I, et al “Time trends in brain tumor incidence rates in Denmark, Finland, Norway, and Sweden, 1974–2003″ J Natl Cancer Instit 2009; 101: 1721-24.)

Para los autores este resultado no obstante puede ser debido a que el periodo de latencia de fuera superior a 10 años, a que la magnitud del efecto sea muy pequeña salvo en usuarios hiperutilizadores o tipos muy poco frecuentes de tumores.

La controversia sin duda no queda cerrada ya que son muchas las voces que siguen mostrando su certeza sobre el daño provocado por la exposición a los campos electromagnéticos de los moviles y que recomiendan restricciones en su uso en especial en menores de edad.

En su artículo, Deltour y sus colegas recomiendan continuar el estudio de las tendencias de la población a causa de la enorme exposición a los teléfonos celulares en todo el mundo.

En fin otro tema para seguir.  P0r cierto Nokia es de Dinamarca ¿no?.

Click: abstract PubMed

 

Recomendaciones de la Guía Europea de HTA: ¿son adecuadas para su uso en Atención Primaria?

Un magnífico comentario de Enrique Gavilán (técnico de salud de la UD de Plasencia), sobre la idoneidad de la restricción de ingesta de sal como recomendación poblacional me animó a destacar este artículo noruego.

Petursson et al. Current European Guidelines for Management of Arterial Hypertension: Are They Adequate for Use in Primary Care? Modelling Study Based on the Norwegian HUNT 2 Population. BMC Family Practice © 2009; Posted: 12/02/2009. Intento traducir “literalmente” la conclusion: “la carga de trabajo asociada a las recomendaciones marcadas en la Guía Europea para el Manejo de la HTA podría desestabilizar el sistema de salud en Noruega, una de las sociedades más saludables del mundo. Estas iniciativas preventivas a gran escala no pueden ser consideradas científicamente sólidas ni éticamente justificables si no consideran su viabilidad práctica, su sostenibilidad y los determinantes sociales de la salud” (se admiten mejores traducciones ya que mi inglés es el que es)

Lo que vienen a decir es que la carga sobre atención primaria de las recomendaciones resulta inasumible cuando se aplican a una población de tan alto riesgo como la noruega (por cierto la iniciativa HUNT de la Norwegian University of Science and Technology (NTNU) creo que va a generar datos poblacionales de altísimo interés).

Y uno este articulo a la reflexión de Enrique en la medida de que apoyaría la restricción de sal en la dieta entre otras cosas por, además de científicamente aceptable, ser una medida viable y sostenible. De hecho creo que cada vez es más evidente que gran parte de nuestra tarea debería ser un hacer de forma permanente recomendaciones globales sobre el estilo de vida (qué comemos, qué ejercicio, qué tóxicos, cuanta sal…) tanto a nivel individual, como grupal y comunitario, muy por encima de qué pastilla preventiva tenemos que prescribir.

Se esperan comentarios…

Por cierto enlace a la Guía de 2007 para el Manejo de la Hipertensión Arterial de la Sociedad Europea de Hipertensión (SEH) y la Sociedad Europea de Cardiología (SEC) traducida por http://www.riesgovascular.org