Corazón feliz, corazón sano: Don’t worry, be happy

Acaba de publicarse en el European Heart Journal un precioso estudio poblacional que concluye que las personas alegres, felices en su vida cotidiana, estan protegidas de alguna forma contra enfermedades cardiovasculares Don’t worry, be happy: positive affect andreduced 10-year incident coronary heart disease:The Canadian Nova Scotia Health Survey

A pesar de sus limitaciones (poblacional, medición de factores de riesgo inicial…) en el estudio, tras ajustar por edad, sexo, factores de riesgo cardiovascular, síntomas de depresión y ansiedad se obtuvo, por cada aumento de un punto en las emociones positivas, una disminución de riesgo de 22% de sufrir un evento cardiovascular (HR 0,78, IC 95% 0,63 a 0,96).

Queda mucho por estudiar, los propios autores creen que, aunque muy atractiva, la hipótesis de que este estado de felicidad disminuya el riesgo de cardiopatía isquémica no está en absoluto probada. Están eso si en marcha ensayos aleatorizados para medir la eficacia de mejorar estas sensaciones positivas como forma de contrarrestar el efecto deletereo de la depresión, que sí que se ha relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardiaca.

Acabo el post con una reflexión: creo que estamos sensibilizados con el control de factores de riesgo fácilmente “medibles”: TA, LDL, HDL… Probablemente estemos muy lejos de tener la misma sensibilidad con trastornos del estado de ánimo, estando los médicos de familia en una situación inmejorable para detectar y tratar precozmente a los pacientes que lo necesiten.

2 Respuestas a “Corazón feliz, corazón sano: Don’t worry, be happy

  1. Gracias por leernos y mandarme tu comentario y tus cariñosos saludos. En unos días colgaré un post en referencia a la poca efectividad de muchos de los antidepresivos que utilizamos como bien dices quizás con excesiva frecuencia

    Me gusta

  2. Paqui Vizcaino

    Totalmente de acuerdo Luis, pero también es verdad que estamos llegando, por otra parte, a un exceso de medicalización de la vida, hasta tal extremo en que se demanda un tratamiento para superar un duelo, un problema familiar, una situación económica difícil. Yo me pregunto a veces si es correcto en estos casos poner un antidepresivo, o si más bien lo que ocurre es que esta sociedad nos conduce a creer que la solución de las cosas está en un gesto como tomar una píldora, teclear un botón, etc, y no en la reflexión o la aceptación de la realidad, por ejemplo. Aprovecho para felicitarte por este estupendo Blog, y para mandarte un fuerte abrazo.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s