Factores de riesgo cardiovascular ¿o más propiamente de cardiopatía isquémica?

Nos queda mucho por aprender sobre la verdadera valor de los factores de riesgo cardiovascular y cómo su presencia influye en el desarrollo de las diferentes (mucho) enfermedades cardiovasculares. En este mes el European Heart Journal publica un trabajo sueco que se marcó como objetivo examinar el riesgo acumulativo a corto y a largo plazo de enfermedad coronaria y de enfermedad cerebrovascular de forma independiente, en función de la edad, sexo, tabaquismo, presión arterial sistólica, y colesterol total:  Giang et al. Stroke and coronary heart disease: predictive power of standard risk factors into old age long-term cumulative risk study among men in Gothenburg, Sweden

Tras este seguimiento de hasta 35 años de una cohorte de varones sueco sus autores concluyen los siguiente:

La capacidad de predicción de los factores de riesgo tradicionales (presión arterial sistólica, colesterol sérico total y el consumo de tabaco) sobre el riesgo a corto (0 – 10 años) y largo plazo (0 – 35 años) de sufrir una cardiopatía coronaria o un accidente cerebrovascular difiere sustancialmente. El riesgo acumulativo en hombres de mediana edad basado en estos factores de riesgo tradicionales puede utilizarse eficazmente para predecir cardiopatía isquémica  pero no en la misma medida para accidentes cerebrovasculares.

haz click sobre la imagen para ampliar

Una lectura interesante, a pesar de las muchas limitaciones del estudio: una población únicamente de hombres, suecos,  con factores de riesgo muy elevados (tanto en cifras de TA, de colesterol total como de tabaquismo) y un estudio basado en una sola valoración inicial de los factores de riesgo.

Sus autores apuntan a que probablemente la enfermedad cerebrovascular deba tratarse de otra manera, ser separada del concepto general de enfermadad cardiovascular cuando evaluamos modelos de estimación de riesgo para poblaciones de mediana edad. Señalan como la conideración de otros factores de riesgo como la diabetes, la obesidad o la falta de ejercicio puede ser una manera más eficaz para predecir el riesgo a corto plazo y  largo plazo de la enfermedad cerebrovascular, más que centrarse en la presencia de factores de riesgo aislados.

About these ads

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s